jueves, 9 de abril de 2015

LAS TIC Y LA PROFESIÓN DOCENTE




 Si consideramos que el perfil de cualquier profesional se define a partir de las funciones específicas de su ámbito y el entorno socio-cultural en las que las debe desarrollar; podemos pensar que el perfil profesional de un maestro es el de formador de personas de manera que contribuyan a convertirlas en miembros activos y responsables de la sociedad en que viven.  El maestro tiene, en consecuencia, la función de preparar a las personas para que siendo distintas entre sí sean capaces de aceptar a los demás, así mismos y que puedan desarrollarse satisfactoriamente en una realidad social en constante evolución” (Minguell y Ferrés, 1995). Sin embargo, la profesión docente como cualquier otra  requiere de actualizarse sin modificar la esencia y naturaleza de las funciones propias de su perfil profesional.
 
Se puede afirmar que en la actualidad no existe ninguna profesión que no haya sido impactada por las Tecnologías de la Información y la Comunicación (TIC) y su potencial se haya visto incrementado, especialmente por la ventaja fundamental que éstas ofrecen, como es procesar, difundir, acceder e  intercambiar  grandes volúmenes de información con relativa facilidad y en un tiempo muy reducido.
 
Es conveniente resaltar que asociado a este incremento se han producido algunos efectivos negativos que es necesario identificar y contrarrestar, como los mencionados por Jordi Adell: “aumento del ruido en la comunicación, saturación de información (o pseudoinformación) y su consecuente sobrecarga cognitiva, cambios en la forma de percibir la realidad, disminución y dispersión de atención, una cultura “mosaico” sin profundidad, falta de estructuración, superficialidad y estandarización de los mensajes, la información como espectáculo, etc.” (Adell, 1997).  Corresponde al sistema educativo, las instituciones y los profesores identificar y contrarrestar estos problemas.
 
Otro factor que debe ser analizado es la tendencia generalizada a confundir información y conocimiento.  El conocimiento implica interiorizar la información, codificarla y procesarla de una manera adecuada y acorde con la estructura cognitiva, la capacidad de asimilación, los conocimientos y experiencias previas, los referentes conceptuales  y el entorno en el que se desarrollan los sujetos emisores y receptores de la información.

Un tercer elemento a considerar, dentro de las posibilidades que ofrecen las TIC en el ámbito de la profesión docente, es la interactividad, la cual es necesario diferenciar de la interacción que, según la Real Academia Española “corresponde a la acción recíproca que se ejerce entre dos o más objetos, agentes, fuerzas, funciones etc.”(RAE, 2014).  Desde el punto de vista de la comunicación podemos afirmar que  la interacción es un proceso de intercambio de información  entre emisor y receptor que puede ser registrado, retroalimentado  y evaluado.
 
Sin embargo,  la interactividad trasciende este concepto y se ubica en el plano de lo social, pues incorpora no sólo el concepto de interacción sino la posibilidad que esta ofrece para obrar conjuntamente y permite  permutar los roles entre receptor y emisor, lo que ha desarrollado en los ámbitos laboral, profesional y, especialmente, educativo el concepto de trabajo colaborativo y ha venido transformando paulatinamente la relación entre profesores y estudiantes.
 
Un claro ejemplo de ello es la forma de interactuar de las denominadas comunidades virtuales, conformadas por grupos de personas separadas por el tiempo y el espacio pero integradas por intereses comunes y  conectadas a través de redes que, como internet, les posibilitan compartir información experiencias y conocimiento.

La interactividad afianza el crucial papel de las nuevas tecnologías en el panorama de la experiencia profesional docente, sustentado en la capacidad interactiva de la comunicación basada en computadores, redes informáticas, telemática, etc que rompen los esquemas tradicionales de la pedagogía, la didáctica y el binomio enseñanza/aprendizaje.  Como lo afirma Jordi Adell “es evidente que la mayoría de nuestros conocimientos sobre cómo enseñar provienen de entornos tradicionales y que, en muchos casos, no servirán en estos nuevos espacios” (Adell, 1997).

Tradicionalmente el maestro ha configurado su “saber” a través del manejo de información y este saber ha sido traspasado (trasmitido) a sus alumnos.  Sin embargo en la actualidad el maestro se ha convertido, como lo afirman Minguel y Ferrés (1995) en alguien que pone, o debe poner, al alcance de sus alumnos los elementos y herramientas necesarias para que ellos mismos vayan construyendo su conocimiento, participando activamente en su propio proceso de aprendizaje.

En este punto,  el aprendizaje se convierte en otro elemento vital de reflexión para el desempeño del profesor.  La integración de las diversas capacidades de comunicación señaladas anteriormente transforman radicalmente el significado de aprender.
Naturalmente, el aprendizaje no es una actividad restringida al ámbito educativo, sino que debe entenderse como un proceso natural y espontáneo del ser humano para apropiarse de la realidad, su entorno y el  mundo.  Es decir que, al hablar de TIC no podemos centrarnos en enfoques meramente instrumentales del aprendizaje; es necesario tener en cuenta los procesos de construcción del saber y del conocimiento, partiendo de la actividad constructiva del estudiante.

Por otro lado, “el papel que las nuevas tecnologías pueden jugar en el aprendizaje se justifica también, por el número de sentidos que pueden estimular, y la potencialidad de los mismos en la retención de la información.  Diversos estudios ya clásicos, han puesto de manifiesto, que se recuerda el 10% de lo que se ve, el 10% de lo que se oye, el 50% de lo que se ve y oye, y el 80% de lo que se ve, oye y hace. En otros términos, algunas de las NTIC, como la multimedia, son perfectas para la retención de información” (Cabero, 1996).

Con base en lo anterior  podemos afirmar que, frente a las TIC,  el profesor como agente facilitador en la construcción de nuevos conocimientos, saberes y culturas, no debe limitarse a su conocimiento dentro del contexto de la didáctica, sino a monitorear, analizar  y estar atento a los cambios que se producen en el contexto social en que éstas se desarrollan. 

REFERENCIAS

ADELL, Jordi (1997): Tendencias en educación en la sociedad de las tecnologías de la información.  EDUTEC, Revista Electrónica de Tecnología Educativa Nº 7, disponible en http://nti.uji.es/docs/nti/Jordi_Adell_Edutec.thml.

CABERO, Julio (1996): Nuevas Tecnologías, Comunicación y Educación. EDUTEC, Revista Electrónica de Tecnología Educativa Nº 1. Disponible en  www.uib.es/depart/gte/revelecs1.html.

MINGUELL, Meritxell, FERRÉS, Josefina (1995): Las nuevas tecnologías exigen un nuevo perfil de maestro?. EDUTEC, Revista Electrónica de Tecnología Educativa Nº 0, disponible en Disponible en www.uib.es/depart/gte/revelecs.html.




12 comentarios:

  1. Cordial saludo.
    No cabe duda que las tecnologías de la información y comunicación han permeado los diferentes ámbitos sociales y culturales, y la educación no es la excepción, en este sentido, los maestro al estar consciente de esta realidad, han de plantearse retos para desarrollar procesos de enseñanza aprendizaje en la era digital, respondiendo a nuevas formas como las generaciones presentes tienen la capacidad de aprender a través de las TICS.

    ResponderEliminar
  2. Es interesante el uso de las NTIC como herramienta de mediación pedagógica. Como docente de educación secundaria y media sé que muchos docentes ya están abiertos al cambio...Sin embargo, el sistema no garantiza la infraestructura y la conectividad...

    ResponderEliminar
  3. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  4. Completamente de acuerdo, hoy más que nunca es un imperativo que el docente tenga que estar permanentemente cambiando, por la vía de la reflexión crítica sobre su propia práctica, a fin de realizar su trabajo de mediador del aprendizaje con la mayor calidad y pertinencia sociocultural posible.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Los docentes como parte integral y fundamental en este proceso de enseñanza aprendizaje, no debemos alejarnos de esa realidad del mundo globalizado y las mega-tendencias que vienen unidas a estas y que la modernidad pone al alcance de nuestras manos. Debemos ponernos al día con este tema de las TIC, pues las distintas aplicaciones que surgen diariamente de cada disciplina, hacen que su conocimiento, manejo y administración sean parte de la actualización que en nuestras vidas debemos tener como maestros, de lo contrario el docente que no actúe con los avances de la ciencia queda desactualizado y muy rápidamente podrá ser reemplazado por otro maestro. La información que allí va surgiendo unida a las técnicas y programas que se nos ofrecen, requiere de unas estrategias para sensibilizar, motivar y acompañar a los estudiantes, que con ayuda de la institución y las dependencias académicas de la misma, podrá lograr una incorporación efectiva de TIC en la docencia.
      Por ejemplo como lo menciona William de Jesús Mesa Agudelo en “Las Tic Como Herramientas Potenciadoras De Equidad, Pertinencia E Inclusión Educativa publicada en la revista; Trilogía no. 7 / ISSN 2145-4426 / diciembre / 2012 / pp. 61 – 77, “requiere que los educadores se apropien con un sentido pedagógico de las herramientas TIC, es decir, que la dotación y estrategias didácticas y metodológicas en las aulas de clase, donde el empleo de plataformas virtuales, blogs, video conferencias, simuladores, multimedios, hojas de cálculo y software educativo. En este sentido la relación conocimiento-sociedad cuyo objetivo es colaborar en la aportación de elementos que faciliten a las comunidades académicas alcanzar un desarrollo más armónico, claro y eficaz del proceso educativo, debe tener como centro y foco principal al docente, al estudiante, la tecnología y las competencias.

      Eliminar
  5. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  6. El ideal del docente en términos de comunicación, ha sido el ser el poseedor del canal y el mensaje. Es decir, hacerse entender y llegar a sus estudiantes con la información (receptores). El reto que tiene hoy el docente es, dominar del medio de comunicación llamado NTIC. Para seguir en su labor de poner al alcance de sus alumnos las informaciones que serán configuradas como conocimiento. Labor que sólo es posible con la actualización y práctica de dichas herramientas a diario dentro y fuera del aula de clase.

    ResponderEliminar
  7. Cuando se habla de las TIC y de la labor docente, es necesario tener en cuenta, los puntos centrales de la lectura. Ya que, si nos alejamos de un contexto mundial y nos radicalizamos en la idea de seguir en nuestro sitio de confort, en donde la actualización no es un tema a tratar. Estaríamos en contra de la corriente, y por tanto, de todas esas ventajas que con las TIC se proyectan para desarrollar aun más el aprendizaje. Debemos ser consientes de nuestro papel de facilitadores en el proceso de aprendizaje, estando a la vanguardia y capacitándonos en el mundo de hoy.

    ResponderEliminar
  8. La reflexión en torno a los procesos de enseñanza- aprendizaje, mediados por el uso de las NTIC, conlleva al docente a enfrentar nuevos retos en su rol. Sin lugar a dudas, la integración de éstas herramientas al aula de clase, debe posibilitar el desarrollo de habilidades para su uso, así como la capacidad de análisis y selección de la información que éstos medios proporcionan, a fin de crear un escenario propicio para la construcción y socialización de saberes.

    ResponderEliminar
  9. Me asaltan interrogantes por ciertas concepciones, por su significado y por las circunstancias reales que se viven en el aula. Una de ellas, que el perfil profesional del docente es el de “formar personas” de tal manera que se conviertan en miembros activos y responsables de la sociedad donde conviven. Esta labor formadora es imposible si estudiantes, padres de familia, docentes, directivos y sociedad en general no aportan lo que les corresponde; esta labor – desafortunadamente ahora se ha hecho ver exclusiva del docente- con lo cual, se ignora la corresponsabilidad que le atañe a cada uno de los actores.
    Ha sido peligroso en gran medida, dejar en manos irresponsables, todo un mundo de información sin restricción o control, en aras “supuestamente de formar o educar”. Un hecho fundamental es la pérdida y/o tergiversación de los valores humanos, que lleva el imaginario colectivo actual (especialmente de la juventud) en que todo es permitido, todo es aceptado, todo es público. Ahora los conocimientos básicos no importan ya que la información ya existe y solo basta con buscarla. En una sociedad como la actual, donde la imagen y el sonido con la tecnología y la informática invaden, la lectura y la escritura tienden a desaparecer y resulta un fenómeno similar a una lesión cerebral como lo apunta Giovanny Sartori; sin embargo ¡Bienvenida la tecnología!

    ResponderEliminar
  10. Me asaltan interrogantes por ciertas concepciones, por su significado y por las circunstancias reales que se viven en el aula. Una de ellas, que el perfil profesional del docente es el de “formar personas” de tal manera que se conviertan en miembros activos y responsables de la sociedad donde conviven. Esta labor formadora es imposible si estudiantes, padres de familia, docentes, directivos y sociedad en general no aportan lo que les corresponde; esta labor – desafortunadamente ahora se ha hecho ver exclusiva del docente- con lo cual, se ignora la corresponsabilidad que le atañe a cada uno de los actores.
    Ha sido peligroso en gran medida, dejar en manos irresponsables, todo un mundo de información sin restricción o control, en aras “supuestamente de formar o educar”. Un hecho fundamental es la pérdida y/o tergiversación de los valores humanos, que lleva el imaginario colectivo actual (especialmente de la juventud) en que todo es permitido, todo es aceptado, todo es público. Ahora los conocimientos básicos no importan ya que la información ya existe y solo basta con buscarla. En una sociedad como la actual, donde la imagen y el sonido con la tecnología y la informática invaden, la lectura y la escritura tienden a desaparecer y resulta un fenómeno similar a una lesión cerebral como lo apunta Giovanny Sartori; sin embargo ¡Bienvenida la tecnología!

    ResponderEliminar
  11. Tener claros conceptos que nos permitas reflexionar sobre la importancia de las tecnología de la información y la comunicación en nuestra labora como docentes y de gran utilidad para mejorar nuestras actividades

    ResponderEliminar